Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 diciembre 2013 3 25 /12 /diciembre /2013 20:13

La Homilía de Betania: Sagrada Familia de Nazaret. 29 de diciembre, 2013

000.-Sagrada-Familia-de-Nazaret.jpg

1.- UNA FAMILIA DE EMIGRANTES

Por José María Maruri, SJ

1.-“No hay nación que tenga a sus dioses tan cercanos como Israel” dice la Escritura, y esto se cumple hasta lo inconcebible en Jesús, Nuestro Dios y Señor, nacido de una madre, María y educado en el seno de una familia llena de cariño. ¿Hay algo más semejante a nosotros? ¿Más cercano?

Los problemas que hoy salpican con sus olas a nuestras familias no perdonaron tampoco a la familia de Jesús. Su patria era un país dominado por un ejército extranjero siempre dispuesto a la dura represión cuando la creía necesaria. El gobierno del propio país estaba en las manos de Herodes, hombre injusto que no buscaba más que mantenerse en el poder.

El terrorismo estaba representado por los llamado zelotes, que asesinaban en las sombras de las estrechas calles de Jerusalén a los que arbitrariamente habían sentenciado a muerte. La religión estaba en poder de unas familias sacerdotales ambiciosas, que habían vaciado de sentido la religión y el culto a Dios mercantilizándolo y reduciéndolo todo a meras formas externas.

José ni fue un pequeño empresario, ni siquiera un obrero especializado, como nos lo han representado los pintores clásicos, era más bien quizás un manitas, pero sin trabajo fijo, y que por lo tanto no pocas veces estaría en el paro, pero sin subsidio, uno de esos que Jesús iba a describir reunidos en la plaza pública esperando que alguien los contrate.

El evangelio de hoy nos describe a la santa familia como una familia de emigrantes, que al fin tienen que regresar a la propia patria y empezar una vez más de nuevo. Hasta en el seno de la familia hubo incomprensiones. José y María no le entendían a Jesús en su proceder, y nos consta de la regañina que María, su madre, le echó en el templo, ¿por qué te has portado así con tu padre y conmigo”?

2.- Impresiona pensar que Jesús, la Sabiduría Divina, aprendió de María y José. De María tal vez aquello de la alegría de la vecina que encuentra la dracma perdida y viene a contarlo a las amigas.

--O lo de que no se debe poner un remiendo de paño nuevo a un manto viejo porque lo destroza.

--O aquello de que la luz hay que ponerla en alto para que ilumine la habitación.

De José, campesino avezado a mirar al cielo y a la naturaleza, aquello de las nubes que traen el agua, o los brotes que anuncian la primavera, o los lirios adornados por el Padre Dios, o los pajarillos a los que nunca falta de comer, o la maldad del alacrán que hay que mantener lejos del niño indefenso.

Jesús, como cada uno de nosotros aprendió de sus padres.

3.- ¿Qué mantuvo unida a esta familia en medio de unos problemas tan semejantes a los nuestros?

--Una fe ciega en un Padre Dios, que nunca les regaló cesta de Navidad ni juguetes de Reyes Magos, pero les mostró su camino y les dio fuerza y alegría para hacerlo.

--Un gran amor y respeto mutuo, que es por parte de los hijos reconocimiento agradecido a ese día a día de padre y madre que se afanan por ellos, y es por parte de los padres el tratar de hacer que los hijos aprendan a volar con sus propias alas, porque cada hijo tiene su camino, y si algún hijo despreciando el aprendizaje se lanza a volar antes de tiempo y se rompe una pata o un ala, que sepa tomar la propia responsabilidad sin echar la culpa a los padres que no tienen ninguna.


2.- EL AMOR ES EL CEÑIDOR DE LA FAMILIA SANTA

Por Gabriel González del Estal

1.- Referido a la Sagrada Familia esto aparece de forma evidente. Si San José no hubiera actuado por amor y con amor, habría repudiado a María antes de que el ángel le hablara en sueños. El amor de José a María se manifestó en forma de respeto, porque la amaba; en actitud de comprensión y generosidad, porque la amaba; en renunciar a su primer impulso de vanidad y orgullo herido, porque la amaba. El amor de José a María se manifestó también en forma de obediencia a Dios y de aceptar lo que le decía el ángel, porque el ángel era enviado por Dios y él amaba a Dios y se fiaba de Dios. El amor de María a José se manifestó en el silencio recatado, en la actitud amorosa, en el don de la devoción y de la entrega. El amor de María a Dios se manifestó en la obediencia y la disponibilidad, en medio de la ignorancia y del asombro. El amor de José a María y de María a José y el amor de José y María a Dios fue el ceñidor de la unión entre ambos; sin este amor el matrimonio de hubiera roto antes de haberse celebrado. Y el amor de los padres hacia el hijo y del hijo hacia los padres evitó una ruptura familiar temprana e irreparable. Porque el hijo les salió respondón y comenzó a ocuparse y preocuparse de las cosas de su Padre, sin previa consulta y aclaración ante los afligidos padres que le buscaban. Sí, fue el amor el auténtico ceñidor da la Sagrada Familia y ¡qué familia! Las familias actuales, nuestras familias, sólo se mantendrán unidas mientras vivan unidas por el amor. Si les falta el amor, a nuestras familias todo lo demás no les sirve de nada. El amor mutuo, claro, porque la familia es cosa de dos, o de más de dos, y si el amor no es mutuo la cuerda, la relación, se rompe. Desde siempre, los seres humanos hemos nacido y seguimos naciendo dentro de una familia; lo que está en crisis no es tanto la familia, sino la indisolubilidad de la familia. Para que una familia dure hace falta mucho amor, mucho amor mutuo, mucha capacidad de perdón, de generosidad y de entrega mutua, es decir, mucho amor cristiano. ¡Que el ejemplo de la Sagrada Familia anime a todas nuestras familias a construir su edificio familiar sobre el amor cristiano!

2.- Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto. La vida de la Sagrada Familia no fue una vida fácil, ni antes de tener que huir a Egipto, ni durante el tiempo que vivieron en Egipto, ni después de volver de Egipto. La Sagrada Familia fue una familia emigrante. La emigración no es un fenómeno moderno, pero sí es un fenómeno que va en aumento, porque los medios de comunicación son hoy más variados y fáciles de conseguir que antes, y porque la distancia económica y social entre los países más ricos y los países más pobres es abismal. Los cristianos tenemos que ser comprensivos y generosos con los emigrantes, ayudándoles en lo que podamos y como mejor podamos. La vida de los emigrantes, sobre todo en los primeros tiempos, es muy dura, y difícilmente podrán salir adelante sin la ayuda y la comprensión de los ciudadanos del país receptor. Con todo el mundo, pero sobre todo con los emigrantes, practiquemos las virtudes que San Pablo, en la lectura de este domingo, recomienda a los Colosenses: misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión… y, por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.


3.- NAVIDAD: DÍAS DE HOGAR, DE FAMILIAS UNIDAS

Por Antonio García-Moreno

1.- LA MADRE, SÍMBOLO DE ESPERANZA.- Hay cosas que no pasan de moda, realidades humanas que llevamos tan metidas en el corazón que, por mucho que cambien las circunstancias de la historia y las costumbres de los hombres, siempre siguen igual. Y una de esas realidades es la figura de la madre, de la mujer que nos trajo a la luz de la vida. Es como si durante los nueve meses que vivimos en sus entrañas fuéramos recibiendo día a día la convicción íntima de lo que significa ella para nosotros, como si durante los años de nuestra niñez, cuando seguimos dependiendo de ella, se fuera imprimiendo en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu la grandeza de su amor. Y el día que no sea así, el día en que el hombre se olvide de su madre se habrá convertido en un monstruo.

Pero eso aún no ha ocurrido. Y quiera Dios que no ocurra nunca. El hombre sigue, también hoy, cargado de ternura, de hondos sentimientos hacia la madre. Por ello, en muchas ocasiones se destaca la figura de la madre en la literatura, en la música o en la pintura. Bien podemos afirmar que la madre con el niño en su regazo es un símbolo de esperanza, que sostiene e impulsa la vida humana.

Estamos en Navidad, tiempo de recuerdos, de añoranzas íntimas, de dulce nostalgia. Días de hogar, de familias unidas. Días para recordar ante este Dios hecho Niño lo que supone la familia, lo que le debemos, lo que hemos de luchar para defenderla, para conservar su unidad y su amor. Si la familia se desmembrad la sociedad se derrumbará.

Las estadísticas hablan, los datos sobre delincuencia juvenil, sobre drogadictos, sobre prostitución y homosexualidad, todo apunta a una causa única. Esta causa es la degradación de la familia, la pérdida de su sentido cristiano... Ante José, ante María, ante el Niño Jesús, vamos a postrarnos con humildad, vamos a pedirle llorando y cantando que nos conceda una familia unida, una familia que se ame, una familia que rece. Sólo esa familia salvará al mundo y a la sociedad de la hecatombe de su autodestrucción.

2.- DE NUEVO SAN JOSÉ.-"Levántate, coge al niño y su madre y huye..." (Mt 2, 13) Sí, una vez más la figura entrañable del santo patriarca ocupa un primer plano en la liturgia. El domingo pasado contemplábamos su humildad y su fortaleza, su aceptación rendida a los planes de Dios y su reciedumbre en llevarlos a cabo. Hoy podemos fijarnos en otros aspectos de su conducta con el deseo, y la súplica al Señor, de hacerlos vida de nuestra vida. Esos aspectos pueden ser, por ejemplo, su fe y su laboriosidad, su visión sobrenatural de lo que ocurría y su esfuerzo humano para afrontar aquellas difíciles circunstancias, su confianza absoluta en el poder divino y su afán por poner cuantos medios estaban a su alcance.

Cuando apenas si se habían marchado los Magos venidos de Oriente, cuando duraba aún el regocijo de haber visto cómo aquellos grandes personajes adoraban al Niño, entonces, en aquella misma noche, el ángel le habla de nuevo para transmitirle un mensaje de lo alto. Algo inesperado y desconcertante. Ponerse en camino de inmediato pues el Niño, el Mesías, el Hijo de Dios, estaba en peligro de muerte. Era algo contradictorio y difícil de comprender que el rey del universo tuviera que esconderse, darse a la fuga por caminos desconocidos y llenos de peligros. Pero san José no titubea ni por un momento y se pone en camino, seguro de que aquello, lo que Dios disponía, era lo mejor que debía hacer. Su fe no vacila, antes al contrario cumple con exactitud meticulosa lo que el ángel le ha ordenado.

Los escritos apócrifos han adornado con prodigios la marcha hacia Egipto. Los Evangelios, por el contrario, no dicen nada de eso, pues nada extraordinario ocurrió. José tendría que escoger los caminos menos frecuentados, para mejor burlar a sus perseguidores. Luego, ya en Egipto, buscaría trabajo entre gente extraña, como un emigrante judío más que había ido a Egipto para trabajar. Luego, cuando quizá estaban ya instalados y con todo resuelto, de nuevo se le aparece el ángel del Señor para indicarle que vuelva a su tierra. San José muestra otra vez su animosidad. Cuando llega, oye decir que Arquelao reina en Judea y que es peor todavía que su padre Herodes. Por eso decide marchar a Nazaret. Allí inició su vida de siempre, vida de trabajo afanoso e incesante, bien hecho, con mucho amor de Dios. Así pudo sacar adelante a su familia que, aunque sagrada, no carecía de dificultades.

Con su vida escribió entonces, junto con María y Jesús, las páginas más sencillas y entrañables de la Historia, páginas para que las contemplemos y las imitemos. Son tan sencillas que están al alcance de todos. Dios quiso mostrarnos cómo había de ser nuestra vida de familia y, durante treinta años, vivió unas circunstancias del todo iguales a las que hemos de vivir la inmensa mayoría de todos nosotros. Vivamos, pues, como vivió san José, con una gran fe y, al mismo tiempo, con un esfuerzo serio por hacer bien el trabajo de cada día.

Fuente: www.betania.es

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Homilía
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : Por Cristo...Mas, Mas, Mas
  • Por Cristo...Mas, Mas, Mas
  • : Es un Blog de orientación Cristiano/Católico, dirigido a personas de 16 a años en adelante, en el que se publican diariamente las Lecturas del Día, de acuerdo al Calendario Litúrgico Católico, la Lectio Divina, el Santoral del Día, la Liturgia de las Horas (Laudes, Vísperas y Completas, y otros artículos de orientación espiritual y moral.
  • Contacto

Perfil

  • xcmasmasmas
  • Soy un Cristiano/Católico, preocupado por la difusión de la Palabra de Dios, convencido que en los momentos actuales la tecnologia de la información es uno de los principales medios para conseguir este objetivo.
Soy viudo, vivo en Santo Domingo,
  • Soy un Cristiano/Católico, preocupado por la difusión de la Palabra de Dios, convencido que en los momentos actuales la tecnologia de la información es uno de los principales medios para conseguir este objetivo. Soy viudo, vivo en Santo Domingo,

Solicitud de Oración

Hermano (a) que nos visita, si necesitas oración por cualquier motivo, solo debes escribir a;

xcmasmasmas@gmail.com, exponiendo tu causa por la cual quieres que oremos,

debes poner tu nombre

Buscar

Permisos

Cualquier artículo, fotos, etc. puede ser copiado por cualquier persona o grupo, que tenga las mismas inquietudes que nosotros, o sea la extensión del Reino de Dios en la tierra

Archivos