Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 16:22

Ordinario de la Misa: Martes II Semana de Adviento. Ciclo C. 11 de diciembre, 2012.

Ya viene el Señor a renovar el mundo

Feria de Adviento: martes de la 2a. semana o memoria libre de san Dámaso I, Papa

“Reina el Señor”, digamos a los pueblos

 

Antífona de Entrada

Vendrá el Señor, mi Dios, y con  él, todos sus santos; y brillará en aquel día una gran luz.

Oración Colecta

 Oremos:

Señor y Dios nuestro, que  has hecho llegar a todos  los rincones de la tierra la  buena nueva de la venida del  salvador, concédenos esperar  con sincera alegría las fiestas  con que celebramos el día de

su nacimiento.

Por nuestro Señor Jesucristo…

Amén.

 

Primera Lectura

Lectura del libro del profeta

Isaías (40, 1-11)

“Consuelen, consuelen a mi  pueblo, dice nuestro Dios.   Hablen al corazón de Jerusalén  y díganle a gritos que ya terminó  el tiempo de su servidumbre  y que ya ha satisfecho por  sus iniquidades, porque ya ha  recibido de manos del Señor  castigo doble por todos sus pecados”.

Una voz clama:

“Preparen el  camino del Señor en el desierto,  construyan en el páramo una  calzada para nuestro Dios. Que  todo valle se eleve, que todo  monte y colina se rebajen; que  lo torcido se enderece y lo  escabroso se allane. Entonces  se revelará la gloria del Señor  y todos los hombres la verán”.  Así ha hablado la boca del

Señor.

Una voz dice:

“¡Griten!”, y yo  le respondo: “¿Qué debo gritar?”  “Todo hombre es como la hierba  y su grandeza es como flor del  campo. Se seca la hierba y la  flor se marchita, pero la palabra  de nuestro Dios permanece

para siempre”.

Sube a lo alto del monte,  mensajero de buenas nuevas  para Sión; alza con fuerza la voz,  tú que anuncias noticias alegres  a Jerusalén. Alza la voz y no  temas; anuncia a los ciudadanos de Judá:

 “Aquí está su Dios. Aquí  llega el Señor, lleno de poder,  el que con su brazo lo domina  todo. El premio de su victoria  lo acompaña y sus trofeos  lo anteceden. Como pastor  apacentará a su rebaño; llevará  en sus brazos a los corderitos  recién nacidos y atenderá solícito a sus madres”.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 

Salmo Responsorial Salmo 95

Ya viene el Señor a renovar

el mundo.

Cantemos al Señor un  nuevo canto; que le cante al  Señor toda la tierra; cantemos  al Señor y bendigámoslo,  proclamemos su amor día tras día.

Ya viene el Señor a renovar

el mundo.

Su grandeza anunciemos a los  pueblos; de nación en nación,  sus maravillas. “Reina  el Señor”, digamos a los  pueblos, gobierna a las naciones con justicia.

Ya viene el Señor a renovar

el mundo.

Alégrense los cielos y la tierra,  retumbe el mar y el mundo  submarino. Salten de gozo  el campo y cuanto encierra,  manifiesten los bosques regocijo.

Ya viene el Señor a renovar

el mundo.

Regocíjese todo ante el  Señor, porque ya viene a  gobernar el orbe. Justicia  y rectitud serán las normas  con las que rija a todas las naciones.

Ya viene el Señor a renovar

el mundo.

 

Aclamación antes del Evangelio

 Aleluya, aleluya.

 Ya está cerca el día del Señor. Ya viene el Señor a salvarnos.

Aleluya.

 

Evangelio

† Lectura del santo Evangelio

según san Mateo (18, 12-14)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

“¿Qué les  parece? Si un hombre tiene  cien ovejas y se le pierde una,  ¿acaso no deja las noventa y  nueve en los montes, y se va a buscar a la que se le perdió? Y si llega a encontrarla, les  aseguro que se alegrará más  por ella que por las noventa y nueve que no se le perdieron.

De igual modo, el Padre celestial  no quiere que se pierda uno solo de estos pequeños”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Comentario:

El profeta Isaías anuncia otra actitud de Dios para con su pueblo: el consuelo. Consolar es trasmitir valor, fuerza, fortaleza. En los momentos de tristeza y adversidad se necesita consuelo, ánimo, esperanza. Es lo que hace el pastor con la oveja extraviada. Se asegura de que las demás queden bien cuidadas y protegidas y se va en busca de la perdida. Ése es el modo de proceder de Dios, revelado en Jesucristo. Es un Dios preocupado por todos los seres humanos. Un Dios que está pendiente de todos; que sale al encuentro de todos. Es tarea de la Iglesia, como signo visible del “cuerpo místico de Cristo”, el continuar la misión de Jesús. Salir al encuentro de las personas que están extraviadas o destrozadas no sólo en el orden moral, sino en todas las dimensiones de la vida. La caridad, la solidaridad y la compasión son actitudes evangélicas necesarias en nuestro mundo. Hoy muchas comunidades cristianas han organizado de una manera eficaz el “ministerio de la consolación” mediante procesos de acompañamiento a personas que se sienten víctimas de problemas de toda índole. – Preguntémonos qué podemos hacer como comunidad eclesial para hacer efectivo y eficaz el “ministerio de la consolación”.

Oración sobre las Ofrendas

Que te sean agradables,  Señor, nuestras humildes  ofrendas y oraciones,  y que tu misericordia supla  la extrema pobreza de  nuestros méritos.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

 

Prefacio de Adviento I

Las dos venidas de Cristo

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón.

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

Es justo y necesario.

En verdad es justo  y necesario, es nuestro deber  y salvación darte gracias  siempre y en todo lugar,  Señor, Padre santo,  Dios todopoderoso y eterno, por Cristo nuestro Señor.

El cual, al venir por vez  primera en la humildad de  nuestra carne, realizó el plan  de redención trazado desde  antiguo y nos abrió el camino  de la salvación, para que cuando  venga de nuevo, en la majestad  de su gloria, revelando así la  plenitud de su obra, podamos  recibir los bienes prometidos  que ahora, en vigilante espera, confiamos alcanzar.

Por eso, con los ángeles  y los arcángeles y con  todos los coros celestiales,  cantamos sin cesar el himno

de tu gloria:

Santo, Santo, Santo...

 

Antífona de la Comunión

El Señor, justo juez, dará la  corona merecida a todos los  que esperan con amor su venida

gloriosa.

Oración después de la Comunión

 Oremos:

Como fruto de nuestra  participación en este  sacramento de vida eterna,  enséñanos, Señor, a no  sobrevalorar las cosas  terrenales y a estimar  las del cielo.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

 

Fuentes: www.lecturadeldia.com; www.servicioskoinonia.org

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : Por Cristo...Mas, Mas, Mas
  • : Es un Blog de orientación Cristiano/Católico, dirigido a personas de 16 a años en adelante, en el que se publican diariamente las Lecturas del Día, de acuerdo al Calendario Litúrgico Católico, la Lectio Divina, el Santoral del Día, la Liturgia de las Horas (Laudes, Vísperas y Completas, y otros artículos de orientación espiritual y moral.
  • Contacto

Perfil

  • xcmasmasmas
  • Soy un Cristiano/Católico, preocupado por la difusión de la Palabra de Dios, convencido que en los momentos actuales la tecnologia de la información es uno de los principales medios para conseguir este objetivo.
Soy viudo, vivo en Santo Domingo,
  • Soy un Cristiano/Católico, preocupado por la difusión de la Palabra de Dios, convencido que en los momentos actuales la tecnologia de la información es uno de los principales medios para conseguir este objetivo. Soy viudo, vivo en Santo Domingo,

Solicitud de Oración

Hermano (a) que nos visita, si necesitas oración por cualquier motivo, solo debes escribir a;

xcmasmasmas@gmail.com, exponiendo tu causa por la cual quieres que oremos,

debes poner tu nombre

Buscar

Permisos

Cualquier artículo, fotos, etc. puede ser copiado por cualquier persona o grupo, que tenga las mismas inquietudes que nosotros, o sea la extensión del Reino de Dios en la tierra

Archivos