Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 16:42

Meditación: La Anunciación del Señor. Lunes V Semana de Cuaresma. 26 de Marzo, 2012

«En el sexto mes fue enviado el ángel Gabriel departe de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de nombre José, de la casa de David, y el nombre de la virgen era María. Y habiendo entrado donde ella estaba, le dijo: Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo. Ella se turbó al oír estas palabras, y consideraba que significaría esta salutación. Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob, y su Reino no tendrá fin.

María dijo al ángel: ¿De que modo se hará esto, pues no conozco varón? Respondió el ángel y le dijo: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que nacerá será llamado Santo, Hijo de Dios (...). Dijo entonces Maria: He aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra. Y el ángel se retiró de su presencia». (Lucas 1, 26-38)

 

1º. Madre, el Evangelio de hoy narra el momento de la anunciación: el día en el que conociste con claridad tu vocación, la misión que Dios te pedía y para la que te había estado preparando desde que naciste.

«No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios.»

No tengas miedo, madre mía, pues aunque la misión es inmensa, también es extraordinaria la gracia, la ayuda que has recibido de parte de Dios.

«¿De que modo se hará esto, pues no conozco varón?»

Madre, te habías consagrado a Dios por entero, y José estaba de acuerdo con esa donación de tu virginidad.

¿Cómo ahora te pide Dios ser madre?

No preguntas con desconfianza, como exigiendo más pruebas antes de aceptar la petición divina.

Preguntas para saber cómo quiere Dios que lleves a término ese nuevo plan que te propone.

«El Espíritu Santo descenderá sobre ti.»

Dios te quiere, a la vez, Madre y Virgen.

«Virgen antes del parto, en el parto y por siempre después del parto» (Pablo IV).

«He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra.»

Madre, una vez claro el camino, la respuesta es definitiva, la entrega es total: aquí estoy, para lo que haga falta.

¡Qué ejemplo para mi vida, para mi entrega personal a los planes de Dios!

Madre, ayúdame a ser generoso con Dios.

Que, una vez tenga claro el camino, no busque arreglos intermedios, soluciones fáciles.

Sé que si te imito, Madre, seré enteramente feliz.

2º. «Nuestra Madre es modelo de correspondencia a la gracia y, al contemplar su vida, el Señor nos dará luz para que sepamos divinizar nuestra existencia ordinaria. (...) Tratemos de aprender, siguiendo su ejemplo en la obediencia a Dios, en esa delicada combinación de esclavitud y de señorío. En María no hay nada de aquella actitud de las vírgenes necias, que obedecen, pero alocadamente. Nuestra Señora oye con atención lo que Dios quiere, pondera lo que no entiende, pregunta lo que no sabe. Luego, se entrega toda al cumplimiento de la voluntad divina: «he aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra». ¿Veis la maravilla? Santa María, maestra de toda nuestra conducta, nos enseña ahora que la obediencia a Dios no es servilismo, no sojuzga la conciencia: nos mueve íntimamente a que descubramos «la libertad de los hijos de Dios» (Es Cristo que pasa.-173).

Madre, hoy se ve a mucha gente que no quiere que le dicten lo que debe hacer, que no quiere ser esclavo de nada ni de nadie.

Paradójicamente, se mueven fuertemente controlados por las distintas modas, y no pueden escapar a la esclavitud de sus propias flaquezas.

Tú me enseñas hoy que el verdadero señorío, la verdadera libertad, se obtiene precisamente con la obediencia fiel a la voluntad de Dios y con el servicio desinteresado a los demás.

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 16:42

Meditación: La Anunciación del Señor. Lunes V Semana de Cuaresma. 26 de Marzo, 2012

«En el sexto mes fue enviado el ángel Gabriel departe de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de nombre José, de la casa de David, y el nombre de la virgen era María. Y habiendo entrado donde ella estaba, le dijo: Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo. Ella se turbó al oír estas palabras, y consideraba que significaría esta salutación. Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob, y su Reino no tendrá fin.

María dijo al ángel: ¿De que modo se hará esto, pues no conozco varón? Respondió el ángel y le dijo: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que nacerá será llamado Santo, Hijo de Dios (...). Dijo entonces Maria: He aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra. Y el ángel se retiró de su presencia». (Lucas 1, 26-38)

 

1º. Madre, el Evangelio de hoy narra el momento de la anunciación: el día en el que conociste con claridad tu vocación, la misión que Dios te pedía y para la que te había estado preparando desde que naciste.

«No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios.»

No tengas miedo, madre mía, pues aunque la misión es inmensa, también es extraordinaria la gracia, la ayuda que has recibido de parte de Dios.

«¿De que modo se hará esto, pues no conozco varón?»

Madre, te habías consagrado a Dios por entero, y José estaba de acuerdo con esa donación de tu virginidad.

¿Cómo ahora te pide Dios ser madre?

No preguntas con desconfianza, como exigiendo más pruebas antes de aceptar la petición divina.

Preguntas para saber cómo quiere Dios que lleves a término ese nuevo plan que te propone.

«El Espíritu Santo descenderá sobre ti.»

Dios te quiere, a la vez, Madre y Virgen.

«Virgen antes del parto, en el parto y por siempre después del parto» (Pablo IV).

«He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra.»

Madre, una vez claro el camino, la respuesta es definitiva, la entrega es total: aquí estoy, para lo que haga falta.

¡Qué ejemplo para mi vida, para mi entrega personal a los planes de Dios!

Madre, ayúdame a ser generoso con Dios.

Que, una vez tenga claro el camino, no busque arreglos intermedios, soluciones fáciles.

Sé que si te imito, Madre, seré enteramente feliz.

2º. «Nuestra Madre es modelo de correspondencia a la gracia y, al contemplar su vida, el Señor nos dará luz para que sepamos divinizar nuestra existencia ordinaria. (...) Tratemos de aprender, siguiendo su ejemplo en la obediencia a Dios, en esa delicada combinación de esclavitud y de señorío. En María no hay nada de aquella actitud de las vírgenes necias, que obedecen, pero alocadamente. Nuestra Señora oye con atención lo que Dios quiere, pondera lo que no entiende, pregunta lo que no sabe. Luego, se entrega toda al cumplimiento de la voluntad divina: «he aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra». ¿Veis la maravilla? Santa María, maestra de toda nuestra conducta, nos enseña ahora que la obediencia a Dios no es servilismo, no sojuzga la conciencia: nos mueve íntimamente a que descubramos «la libertad de los hijos de Dios» (Es Cristo que pasa.-173).

Madre, hoy se ve a mucha gente que no quiere que le dicten lo que debe hacer, que no quiere ser esclavo de nada ni de nadie.

Paradójicamente, se mueven fuertemente controlados por las distintas modas, y no pueden escapar a la esclavitud de sus propias flaquezas.

Tú me enseñas hoy que el verdadero señorío, la verdadera libertad, se obtiene precisamente con la obediencia fiel a la voluntad de Dios y con el servicio desinteresado a los demás.

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 16:42

Meditación: La Anunciación del Señor. Lunes V Semana de Cuaresma. 26 de Marzo, 2012

«En el sexto mes fue enviado el ángel Gabriel departe de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de nombre José, de la casa de David, y el nombre de la virgen era María. Y habiendo entrado donde ella estaba, le dijo: Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo. Ella se turbó al oír estas palabras, y consideraba que significaría esta salutación. Y el ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios: concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará eternamente sobre la casa de Jacob, y su Reino no tendrá fin.

María dijo al ángel: ¿De que modo se hará esto, pues no conozco varón? Respondió el ángel y le dijo: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que nacerá será llamado Santo, Hijo de Dios (...). Dijo entonces Maria: He aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra. Y el ángel se retiró de su presencia». (Lucas 1, 26-38)

 

1º. Madre, el Evangelio de hoy narra el momento de la anunciación: el día en el que conociste con claridad tu vocación, la misión que Dios te pedía y para la que te había estado preparando desde que naciste.

«No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios.»

No tengas miedo, madre mía, pues aunque la misión es inmensa, también es extraordinaria la gracia, la ayuda que has recibido de parte de Dios.

«¿De que modo se hará esto, pues no conozco varón?»

Madre, te habías consagrado a Dios por entero, y José estaba de acuerdo con esa donación de tu virginidad.

¿Cómo ahora te pide Dios ser madre?

No preguntas con desconfianza, como exigiendo más pruebas antes de aceptar la petición divina.

Preguntas para saber cómo quiere Dios que lleves a término ese nuevo plan que te propone.

«El Espíritu Santo descenderá sobre ti.»

Dios te quiere, a la vez, Madre y Virgen.

«Virgen antes del parto, en el parto y por siempre después del parto» (Pablo IV).

«He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra.»

Madre, una vez claro el camino, la respuesta es definitiva, la entrega es total: aquí estoy, para lo que haga falta.

¡Qué ejemplo para mi vida, para mi entrega personal a los planes de Dios!

Madre, ayúdame a ser generoso con Dios.

Que, una vez tenga claro el camino, no busque arreglos intermedios, soluciones fáciles.

Sé que si te imito, Madre, seré enteramente feliz.

2º. «Nuestra Madre es modelo de correspondencia a la gracia y, al contemplar su vida, el Señor nos dará luz para que sepamos divinizar nuestra existencia ordinaria. (...) Tratemos de aprender, siguiendo su ejemplo en la obediencia a Dios, en esa delicada combinación de esclavitud y de señorío. En María no hay nada de aquella actitud de las vírgenes necias, que obedecen, pero alocadamente. Nuestra Señora oye con atención lo que Dios quiere, pondera lo que no entiende, pregunta lo que no sabe. Luego, se entrega toda al cumplimiento de la voluntad divina: «he aquí la esclava del Señor hágase en mí según tu palabra». ¿Veis la maravilla? Santa María, maestra de toda nuestra conducta, nos enseña ahora que la obediencia a Dios no es servilismo, no sojuzga la conciencia: nos mueve íntimamente a que descubramos «la libertad de los hijos de Dios» (Es Cristo que pasa.-173).

Madre, hoy se ve a mucha gente que no quiere que le dicten lo que debe hacer, que no quiere ser esclavo de nada ni de nadie.

Paradójicamente, se mueven fuertemente controlados por las distintas modas, y no pueden escapar a la esclavitud de sus propias flaquezas.

Tú me enseñas hoy que el verdadero señorío, la verdadera libertad, se obtiene precisamente con la obediencia fiel a la voluntad de Dios y con el servicio desinteresado a los demás.

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
23 marzo 2012 5 23 /03 /marzo /2012 02:31

Meditación: Domingo de la semana 5 de Cuaresma. Ciclo B. 25 de Marzo, 2012

«Entre los que subieron a adorar a Dios en la fiesta había algunos griegos; éstos se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le rogaban diciendo: Señor, queremos ver a Jesús. Fue Felipe y se lo dijo a Andrés, y Andrés y Felipe fueron y se lo dijeron a Jesús. Jesús les contestó: Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre. En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no muere al caer en tierra, queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto. El que ama su vida la perderá, y el que aborrece su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna. Si alguien me sirve que me siga, y donde yo estoy allí estará también mi servidor; si alguien me sirve, el Padre le honrará. Ahora mi alma está turbada; y ¿qué diré?: ¿Padre, líbrame de esta hora?, si para eso vine a esta hora. ¡Padre, glorifica tu nombre! Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado y de nuevo lo glorificaré. La multitud que estaba presente y la oyó, decía: Ha sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado. Jesús respondió: Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora es el juicio de este mundo, ahora el príncipe de este mundo va a ser arrojado fuera. Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí. Decía esto señalando de qué muerte iba a morir. » (Juan 12, 20-33)

1º. Unos griegos desean ver a Jesús.

Estos representan el mundo gentil, el mundo que no pertenecía al pueblo judío.

Este hecho motiva el que Jesús anuncie:

-su próxima glorificación,

-carácter universal de su misión: ha venido a salvar a todos los hombres.

Para ello, Jesús utiliza una metáfora: es como una semilla que muere en la tierra, que perece y que, por lo mismo, lleva abundante froto.

Él atrae a todos hacia sí.

Tal vez a los hombres de hoy nos cueste comprender esta metáfora: No estamos familiarizados con el granero, ni tal vez hayamos visto cómo se siembra el trigo: Antiguamente, el labrador, con el arado, iba abriendo un surco, después otra persona iba dejando como una estela de trigo en este surco.

A la vuelta el labrador, con el surco siguiente que hacía, tapaba el trigo sembrado.

Este trigo, con la humedad de la tierra, se pudre, muere y saca una pequeña raíz y un pequeño tallo, que con el tiempo va creciendo hasta producir la espiga.

Si no muriera el trigo, si no se pudriera, no daría fruto.

Jesús nos explica bien lo que quiere decir con esta metáfora:

1ª: Para producir fruto antes tiene que morir.

Que es lo que Cristo está anunciando: Va a morir en la cruz para salvar a toda la humanidad.

2ª: Jesús, clavado en la cruz, es el supremo signo de contradicción para todos los hombres:

-quienes le reconocen como Hijo de Dios se salvan;

-quienes le rechazan, se condenan.

Por eso, es tarea del cristiano manifestar la fuerza salvadora de la Cruz a todo el mundo.

3ª: Cristo quiere atraer a todos hacia sí.

Quiere que todas las personas se puedan salvar.

2º. Apliquemos esto a nuestra vida:

A primera vista, el mundo parece hecho para el placer.

Por tanto la visión de la Cruz de Cristo, choca con esta apariencia.

Sin embargo, la cruz nos enseña la misma lección que el mundo enseña a los que viven mucho, a los que tienen una gran experiencia del mundo y lo conocen bien.

El mundo es dulce a los labios, pero amargo al paladar.

Al principio resulta gratificante, pero no al final.

Desde fuera parece alegre, pero dentro de él se esconde el mal y la tristeza.

Por eso, cuando un hombre vive un cierto número de años, al final de su vida, grita como el autor del Eclesiastés: «Vanidad de vanidades, todo es vanidad»

Más aún: consideremos la tristeza, la pobreza, la indigencia, el dolor, el sufrimiento, las enfermedades..., todo lo que asusta o disgusta.

¿Queremos saber cómo valorar esto?

Miremos la Cruz.

Así es, en la cruz y en el que fue clavado en ella encontraremos la interpretación de todas las cosas.

La cruz es el centro y la clave de interpretación de todas las cosas, porque en ella fue elevado Cristo, para que pudiese atraer  todo y a todos hacia él.

Ahora bien, aunque la enseñanza de la cruz nos entristezca, no debe suponer por ello que el Evangelio sea una religión triste.

En absoluto.

El Evangelio nos prohíbe solo que “comencemos” por el placer.

Es decir, que sea lo primero que pongamos en nuestra vida.

El Evangelio nos manda que lo primero en nuestra vida sea la cruz de Cristo y en ella encontraremos primero el dolor, pero después de aquel dolor nacerá la paz y el consuelo.

Que lo primero sea la fe,

que lo primero sea Cristo,

que lo primero sea su cruz y la humillación a la que esta conduce.

Dejémonos antes que nada atraer por el que fue elevado, de modo que él pueda darnos generosamente, además de sí mismo, todas las cosas.

Por tanto, busquemos en primer lugar «el Reino de Dios y su justicia» y después todas las cosas de este mundo se nos darán «por añadidura»

Solo los que comienzan por el mundo invisible, por buscar el Reino de los cielos, son capaces de gozar de las cosas de este mundo.

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
23 marzo 2012 5 23 /03 /marzo /2012 01:43

Meditación: Sábado de la semana 4 de Cuaresma. Ciclo B. 24 de Marzo, 2012

«De entre la multitud que escuchaba estas palabras, unos decían: Este es verdaderamente el Profeta. Otros: Este es el Cristo. En cambio, otros replicaban: ¿Acaso el Cristo viene de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Cristo viene de la descendencia de David y de la ciudad de Belén de donde era David? Se produjo, pues, una disensión entre la multitud por su causa. Algunos de ellos querían prenderle, pero nadie puso las manos sobre él. Volvieron los alguaciles a los príncipes de los sacerdotes y fariseos, y éstos les dijeron: ¿Por qué no lo habéis traído? Respondieron los alguaciles: Jamás habló así hombre alguno. Les replicaron entonces los fariseos: ¿También vosotros habéis sido engañados? ¿Acaso alguien de las autoridades o de los fariseos ha creído en él? Pero esta gente, que desconoce la Ley, son unos malditos.» (Juan 7, 40-53) 

1º. Jesús, vuelve a cumplirse hoy aquella exclamación tuya: «Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y prudentes, y las revelaste a los pequeños» (Mateo 11,25).

Los príncipes de los sacerdotes y los fariseos no te creen ni con la ayuda de la Escritura ni la de los milagros.

Es más, deciden matarte precisamente por tus prodigios: «¿Qué hacemos, puesto que este hombre realiza muchos milagros? Si le dejamos así, todos creerán en él» (Juan 11,47-48).

En cambio, aquellos alguaciles, sin conocer la Escritura ni ver ningún milagro, fueron a prender a un malhechor y se quedaron prendidos de tu doctrina: «Jamás habló así hombre alguno.»

Tenían un corazón sencillo, abierto, sin prejuicios, y por eso pudieron entenderte.

Jesús, la soberbia es el mayor pecado porque impide entenderte; y la humildad es una virtud básica, porque permite ponerme en mi lugar frente a Ti, confiar en Ti.

«Nada tengas por más excelente, nada por más amable que la humildad. Ella es la que principalmente conserva las virtudes, una especie de guardiana de todas ellas. Nada hay que nos haga más gratos a los hombres y a Dios como ser grandes por el merecimiento de nuestra vida y hacemos pequeños por la humildad» (San Jerónimo).

¿Cómo puedo, Señor, ser más humilde?

Por un lado, luchando contra lo que son manifestaciones de soberbia: pensar que mi opinión es siempre la mejor; no escuchar; creer que mis cualidades son sólo fruto de mi empeño; buscar excusas a todos mis fallos; buscar el puesto o trabajo más brillante aunque no sea el más eficaz; preocuparse por lo que los demás piensen de mí, etc. ...

Por otro lado, a través de actos que me hagan más humilde; en concreto, la sinceridad y el servicio a los demás.

2º. «Mirad a María. Jamás criatura alguna se ha entregado con más humildad a los designios de Dios. La humildad de la «ancilla Domini», de la esclava del Señor; es el motivo de que la invoquemos como «causa nostrae laetitiae», causa de nuestra alegría. Eva, después de pecar queriendo en su locura igualarse a Dios, se escondía del Señor y se avergonzaba: estaba triste. María, al confesarse esclava del Señor; es hecha Madre del Verbo divino, y se llena de gozo. Que este júbilo suyo, de Madre buena, se nos pegue a todos nosotros: que «salgamos» en esto a Ella  -a Santa María-, y así nos pareceremos más a Cristo». (Amigos de Dios.-109).

Madre, que me parezca a ti en tu espíritu de servicio y en tu humildad.

Ambas virtudes se refuerzan mutuamente.

Si soy humilde no esperaré a que me sirvan los demás sino que me adelantaré a servir.

Y viceversa, si tengo un espíritu servicial, si me preocupo de los demás, entonces seré cada vez más humilde.

Tanto la sinceridad como el servicio a los demás, y su resultado, que es la humildad, producen necesariamente la alegría.

Una alegría profunda, estable, que no depende del éxito momentáneo, o de lo que digan o piensen los demás, sino de saber que Tú, Jesús, estás contento conmigo porque me parezco más a Ti que eres «humilde de corazón». (Mateo 11,29).

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
22 marzo 2012 4 22 /03 /marzo /2012 19:20

Meditación: Viernes de la semana 4 de Cuaresma. Ciclo B. 23 de Marzo, 2012

«Entonces, algunos de Jerusalén decían: ¿No es éste el que buscan para matarle? Pues mirad cómo habla con toda libertad y nada le dicen. ¿Acaso habrán reconocido las autoridades que éste es el Cristo? Sin embargo sabemos de dónde es éste, mientras que cuando venga el Cristo nadie conocerá de dónde es. Jesús enseñando en el Templo clamó: Me conocéis y sabéis de dónde soy; en cambio, yo no he venido de mí mismo, pero el que me ha enviado, a quien vosotros no conocéis, es veraz. Yo le conozco, porque de Él vengo y Él mismo me ha enviado. Buscaban cómo detenerle, pero nadie le puso las manos encima porque aún no había llegado su hora.» (Juan 7, 1-2 10. 25-30)

1º. Jesús, los jefes judíos te están buscando para matarte.

Es ya algo conocido en Jerusalén, hasta el punto de que hay quienes se extrañan al verte predicar con toda libertad.

Tu vida corre peligro pero no te escondes, sino que continúas con tu misión de enseñar el Evangelio a todas las gentes.

En cambio yo, Jesús, cuánta cobardía tengo a veces.

Veo que debería decirle algo a este amigo, o cortar una conversación impura, o defender a la Iglesia ante esa crítica satírica.

Pero me quedo allí arrinconado, escondido en mi silencio, y pierdo una oportunidad inmensa de dar buena doctrina.

Juan Pablo 1, en su primer mensaje como Papa, urgía a los cristianos a cambiar de actitud: «Queremos recordar a toda la Iglesia que la evangelización sigue siendo su principal deber... Animada por la fe, alimentada por la caridad y sostenida por el alimento celestial de la Eucaristía, la Iglesia debe estudiar todos los caminos, procurarse todos los medios, oportuna e inoportunamente (2 Timoteo 4, 2), para sembrar la palabra, proclamar el mensaje, anunciar la salvación que infunde en el alma la inquietud de la búsqueda de la verdad y la sostiene con la ayuda de lo alto en esta búsqueda. Si todos los hijos de la Iglesia fueran misioneros incansables del Evangelio brotaría una nueva floración de santidad y de renovación en este mundo sediento de amor y de verdad»

«Sabemos de dónde es éste».

Jesús, cuántos creen conocerte pero, en el fondo, no te conocen.

Dicen que te siguen, pero no siguen a tu Iglesia; dicen que te entienden, pero no entienden tu Cruz; dicen que te aman, pero no aman la Eucaristía.

Yo, a veces, también te sigo poco, te entiendo poco, te amo poco.

Ayúdame a seguirte más de cerca, a entenderte mejor, a amarte de verdad.

2º. «Urge difundir la luz de la doctrina de Cristo.

Atesora formación, llénate de claridad de ideas, de plenitud del mensaje cristiano, para poder después transmitirlo a los demás.

-No esperes unas iluminaciones de Dios, que no tiene por qué darte, cuando dispones de medios humanos concretos: el estudio, el trabajo» (Forja.- 841).

Jesús, ante la situación de confusión actual, donde hay quien se cree con el derecho de interpretar tu doctrina a su antojo, urge difundir la luz de la doctrina de Cristo, tener las ideas claras:

-entender por qué la señal del cristiano es la Cruz;

-por qué la Eucaristía es el sacramento de nuestra fe;

-por qué el mandamiento nuevo sigue siendo tan nuevo;

-qué es pecado y por qué;

-cuáles son los mandamientos de la Iglesia,

-y qué dice el Magisterio sobre los temas de actualidad.

Jesús, quiero enterarme bien: primero por mí, para tener esa plenitud del mensaje cristiano; y luego, para poder transmitirlo a los demás.

Y cuando no entienda algo, que no me quede con la duda: que lo pregunte en la dirección espiritual o que pregunte una referencia o un libro donde se explique.

Porque Tú necesitas apóstoles con claridad de ideas, que sepan explicar de modo actual las ideas de siempre.

Jesús, que te conozca de verdad; que ponga los medios humanos concretos que necesite:

-el estudio de tu doctrina;

-la asistencia a cursos de formación espiritual;

-la lectura de libros sobre temas morales, doctrinales o espirituales.

Así podré ser, entre los que me rodean, un mensajero del Evangelio.

Y podré decir de Ti lo que Tú dijiste de tu Padre: «Yo le conozco, porque de Él vengo y Él mismo me ha enviado».

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
20 marzo 2012 2 20 /03 /marzo /2012 03:53

Meditación: Miércoles de la semana 4 de Cuaresma. Ciclo B. 21 de Marzo, 2012

«En verdad, en verdad os digo que el que oye mi palabra y cree en el que me envió tiene vida eterna, y no viene a juicio sino que pasa de la muerte a la vida. En verdad, en verdad os digo que llega la hora, y es ésta, en la que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán, pues como el Padre tiene vida en sí mismo, así ha dado al Hijo tener vida en sí mismo. Y le dio poder de juzgar; ya que es el Hijo del Hombre. No os maravilléis de esto porque viene la hora en la que todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron el bien saldrán para la resurrección de la vida; y los que practicaron el mal, para la resurrección del juicio. Yo no puedo hacer nada por mí mismo: según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo porque no busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió.» (Juan 5, 17-30)

1º. Jesús, no puedes ser más claro sobre el destino del hombre una vez acabado su paso por la tierra: «los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección de la vida; los que hayan hecho el mal a una resurrección de juicio.»

No hay un destino común, una amnistía general decretada por la misericordia infinita de Dios.

«Cada hombre, después de morir; recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular que refiere su vida a Cristo, bien a través de una purificación, bien para entrar inmediatamente en la bienaventuranza del cielo, bien para condenarse inmediatamente para siempre». (CEC.- 1022).

No hay amnistía, no porque te falte misericordia, Jesús, sino porque mi destino es una consecuencia necesaria de mi libertad, de mis actos libres, que habrán aprovechado más o menos las gracias que me has ido enviando.

Por eso dices: «Yo no puedo hacer nada por mí mismo: según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo porque no busco mi voluntad sino la voluntad del que me envió.»

Jesús, cuando me juzgues, lo que harás es ver cómo he cumplido la voluntad de Dios.

Ya no es tiempo de dar más gracias, ni de perdonar.

Una vez muerto, ya no puedes hacer nada más que juzgar.

Y tu juicio, a la vez que misericordioso, será justo: «mí juicio es justo».

Jesús, que me dé cuenta de lo que me estoy jugando en esta tierra.

Que sea consciente de que el cielo y el infierno no son cuentos para asustar a los niños.

Que sienta la responsabilidad de salvar a otras almas: a todas las almas.

Pero, primero, la mía; si no, tampoco podré ayudar a los demás.

2º. «Doctor en Derecho y en Filosofía, preparaba una oposición a cátedra, en la Universidad de Madrid. Dos carreras brillantes, realizadas con brillantez.

Recibí un aviso suyo: estaba enfermo, y deseaba que fuera a verle. Llegué a la pensión donde se hospedaba. -«Padre, me muero», fue su saludo. Le animé, con cariño. Quiso hacer confesión general. Aquella noche falleció.

Un arquitecto y un médico me ayudaron a amortajarle. -Y a la vista de aquel cuerpo joven, que rápidamente comenzó a descomponerse..., coincidimos los tres en que las dos carreras universitarias no valían nada, comparadas con la carrera definitiva que, buen cristiano, acababa de combar».(Surco.-877).

Jesús, este tiempo de Cuaresma es un buen momento para considerar cómo estoy preparando esta carrera definitiva, que es la realmente importante.

Hoy me avisas de que va a haber examen, juicio, y que va a haber aprobados y suspensos.

Un primer propósito es intentar estar siempre en condiciones de pasar el examen, es decir, estar en gracia.

Pero, además, quiero aprovechar cada momento para prepararme mejor: ofreciendo el trabajo, aprovechando el tiempo, buscando hacer en todo tu voluntad.

Jesús, que no me engañe.

Esta vida es de paso, y pasa rápido.

Que la aproveche bien.

Que mi primer objetivo sea cumplir tu voluntad; y que, con mi ejemplo y mi palabra, ayude a muchos otros a hacer el bien, pues sólo «los que hicieron el bien saldrán para lo resurrección de la vida.»

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
20 marzo 2012 2 20 /03 /marzo /2012 00:41

Meditación: Martes de la semana 4 de Cuaresma. Ciclo B. 20 de Marzo, 2012

«Después de esto había una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina, llamada en hebreo Betzata, que tiene cinco pórticos. En éstos yacía una muchedumbre de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. Había allí un hombre que padecía una enfermedad desde hacía treinta y ocho años. Jesús, al verlo tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dijo: ¿Quieres ser curado? El enfermo le contestó: Señor; no tengo un hombre que me introduzca en la piscina cuando se mueve el agua; mientras voy desciende otro antes que yo. Le dijo Jesús: Levántate, toma tu camilla y anda. Al instante aquel hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar Aquel día era sábado. Entonces dijeron los judíos al que había sido curado: Es sábado y no te es lícito llevar la camilla. El les respondió: El que me ha curado es el que me dijo: Toma tu camilla y anda. Le interrogaron: ¿Quién es el hombre que te dijo: Toma tu camilla y anda? El que había sido curado no sabía quién era, pues Jesús se había apanado de la turba allí reunida.» (Juan 5, 1-16)

1º. Jesús, ves a este hombre que lleva tanto tiempo paralítico -¡treinta y ocho años!- y te compadeces de él.

«¿Quieres ser curado?», le preguntas.

Jesús, también a mí me haces esta pregunta: ¿Quieres ser curado?

¿Quieres que te ayude a vencer este o aquel defecto?

¿Quieres que te dé alas para volar en la vida interior, es decir, gracia para que puedas amarme más?

Parece mentira, pero a veces no me interesa.

No me interesa enterarme más; no me interesa comprometerme más; no me interesa que me ayudes tanto, no sea que se me complique la vida más de lo que ya la tengo.

«Señor, no tengo un hombre que me introduzca en la piscina».

Cuánta gente podría decir lo mismo: Jesús, no tengo a nadie que me eche una mano, que me ayude en mis necesidades materiales o espirituales: nadie que me oriente; nadie que me dé un buen consejo; nadie que me apoye cuando lo estoy pasando mal.

¿Puede quejarse así alguien de los que están a mi alrededor?

Jesús, si quiero parecerme a Ti, tengo que abrir bien los ojos, para que nadie de los que me rodean pueda quedarse sin mi cariño, sin mi ayuda, sin mi palabra de cristiano.

2º. «Hay una sola enfermedad mortal, un solo error funesto: conformarse con la derrota, no saber luchar con espíritu de hijos de Dios. Si falta ese esfuerzo personal, el alma se paraliza y yace sola, incapaz de dar frutos...

-Con esa cobardía, obliga la criatura al Señor a pronunciar las palabras que Él oyó del paralítico, en la piscina probática:

«hominem non habeo!»- ¡no tengo hombre!

-¡Qué vergüenza si Jesús no encontrara en ti el hombre, la mujer; que espera!» (Forja.- 168).

Jesús, Tú también me necesitas para meterte en la vida de muchos.

Has querido que sean tus apóstoles de cada tiempo los que siembren, con su ejemplo y con su palabra, la doctrina del Evangelio.

Y para ello «necesitas» mi santidad.

«La manera de enseñar algo con autoridad es practicarlo antes de enseñarlo, ya que la enseñanza pierde toda garantía cuando la conciencia contradice las palabras» (San Gregorio Magno).

No puedo quedarme parado, paralítico, con una vida interior raquítica, incapaz de dar fruto.

No quiero que me digas: «No tengo a nadie que me ayude».

Te tengo que ayudar.

Y para eso, no puedo conformarme con la derrota, sino que he de saber luchar con espíritu de hijo de Dios, con esfuerzo personal.

Jesús, ayúdame una vez y siempre a levantarme de mis derrotas, a volver a luchar.

Tú me necesitas vibrante, apostólico, lleno de fuerza espiritual.

Es muy cómodo quedarse ahí tirado, sin querer moverse, ni levantarse, ni seguirte.

Pero hoy, te acercas de nuevo aun y me vuelves a preguntar: «¿Quieres ser curado?»

Que te diga -con obras, con esfuerzo personal- siempre que sí, de modo que me contestes, como al paralítico: «levántate, toma tu camilla y anda.»

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
18 marzo 2012 7 18 /03 /marzo /2012 21:04

Meditación: San José, Esposo de la Virgen María. 19 de Marzo, 2012

«La generación de Jesucristo fue así: Estando desposada su madre María con José, antes de que conviviesen, se encontró que había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo.

José su esposo, como era justo y no quería exponerla a infamia, pensó repudiarla en secreto. Estando él considerando estas cosas, he aquí que un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, pues lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Al despertarse José hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su esposa». (Mateo 1, 18-21.24)

1º. María está encinta y José no se lo explica.

¿Cómo es posible entenderlo humanamente?

¿Por qué no le da su esposa una explicación?

¿No le había dicho a José que quería permanecer virgen por amor a Dios?

María, la muchacha más hermosa, la más leal, la más sincera... ¿qué ha ocurrido?

¡Cómo debiste sufrir, José, durante estos días de desconcierto!

Y lo peor es que ibas a tener que abandonar a la persona que más amabas en esta tierra.

Esta fue la cruz de José, la prueba que Dios le puso antes de encomendarle la gran misión: ser el esposo de María, la Madre de Dios; ser el jefe de la Sagrada Familia.

Jesús, también yo sufro dificultades, reveses, tentaciones.

Son pequeñas pruebas, pequeñas cruces comparadas con la que tuvo que sufrir San José.

Pero son grandes oportunidades para mostrar el amor que te tengo, y para que Tú me puedas también confiar cosas más grandes.

José, no buscaste la solución más fácil, sino la más justa, aunque te costaba terriblemente ponerla en práctica.

Ayúdame a tener siempre esa fortaleza.

Que sepa sufrir, que aguante la dificultad, que tenga el aplomo necesario para que Dios se pueda apoyar en mí y me pueda confiar lo que quiera.

2º. «José era efectivamente un hombre corriente, en el que Dios se confió para obrar cosas grandes. Supo vivir, tal y como el Señor quería, todos y cada uno de los acontecimientos que compusieron su vida. Por eso, la Escritura Santa alabo a José, afirmando que era justo. Y, en el lenguaje hebreo, justo quiere decir piadoso, servidor irreprochable de Dios, cumplidor de la voluntad divina; otras veces significa bueno y caritativo con el prójimo. En una palabra, el justo es el que ama a Dios y demuestra ese amor cumpliendo sus mandamientos y orientando toda su vida al servicio de sus hermanos, los demás hombres» (Es Cristo que pasa.-40).

Jesús, hoy quieres que aprenda de tu padre en la tierra, de José.

Quieres que aprenda de su vida corriente en apariencia, pero llena de sentido por la misión que tenía de cuidarte.

Quieres que yo también sea, en medio de mi vida de trabajo, piadoso, servidor irreprochable de Dios, cumplidor de la voluntad divina.

Por eso quieres que me encomiende a él, como hizo santa Teresa: «Tomé por abogado y señor al glorioso San José, y encomiéndeme mucho a él. (...). No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer» (Santa Teresa).

José, eres mi padre y señor, eres mi maestro.

Tú has sabido como nadie trabajar en presencia de Dios, con justicia, con profesionalidad; tú has aprendido a amar a Dios cumpliendo sus mandamientos y orientando toda tu vida en servicio de tus hermanos, los demás hombres.

Tú has obedecido siempre la voluntad de Dios: «José hizo como el ángel del Señor le había mandado.»

 Ayúdame a comportarme así en mis circunstancias concretas, cada día.

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo
17 marzo 2012 6 17 /03 /marzo /2012 01:21

Meditación: Domingo de la semana 4 de Cuaresma. Ciclo B. 18 de Marzo, 2012

«Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es preciso que sea levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea tenga vida eterna en él. Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca sino que tenga vida eterna. Pues Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por éL El que cree en él no es juzgado; pero quien no cree ya está juzgado, porque no cree en el nombre del Hijo Unigénito de Dios. Este es el juicio: que vino la luz al mundo y los hombres amaron más a las tinieblas que la luz, ya que sus obras eran malas. Pues todo el que obra mal odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprobadas. Pero el que obra según la verdad viene a la luz, para que sus obras se pongan de manifiesto, porque han sido hechas según Dios.» (Juan 3, 14-21)

1. Este domingo es especial dentro de la Cuaresma: se llama domingo laetare por las palabras de la Antífona de entrada: Laetare Ierusalem.

Festejad Jerusalén, gozad con ella todos los que la amáis, alegraos de su alegría.

Se pueden usar ornamentos rosados en lugar de los morados, y poner flores en el altar, algo excepcional en Cuaresma.

La Iglesia quiere recordar que la Redención es el mayor motivo de alegría: la Cruz es salvación y vida.

Dios dijo a Moisés que hiciera una serpiente de bronce para que, al mirarla, quedaran curados los que habían sido picados por serpientes venenosas en el desierto.

De la misma manera, Jesús, tenias que ser levantado –crucificado- para que todo el que crea tenga vida eterna.

Tú has venido al mundo para salvarnos del pecado: de la picadura mortal de la serpiente a Adán y Eva y de todos los pecados personales.

Para curar esta enfermedad mortal me basta con mirar a la Cruz, donde estas clavado por amor a mí, pues «tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.»

«Por eso, incluso el pecado original es un motivo de alegría. ¿Por qué Dios no impidió que el primer hombre pecara? San León Magno responde: “La gracia inefable de Cristo nos ha dado bienes mejores que los que nos quitó la envidia del demonio» (sermón 73, 4). (...) De ahí las palabras de 5 Pablo: “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Romanos 5, 20). Y el canto del Exultet ¡Oh feliz culpa que mereció tal y tan grande Redentor!» (Catecismo.- 412).

2º.        «¡Sacrificio, sacrificio! -Es verdad que seguir a Jesucristo -lo ha dicho El- es llevar la Cruz. Pero no me gusta oír a las almas que aman al Señor hablar tanto de cruces y de renuncias: porque, cuando hay Amor, el sacrificio es gustoso -aun que cueste- y la cruz es la Santa Cruz.»

-El alma que sabe amar y entregarse así, se colma de alegría y de paz.

Entonces, ¿por qué insistir en «sacrificio», como buscando consuelo, si la Cruz de Cristo -que es tu vida- te hace feliz?» (Surco.-249).

Jesús, la Cruz es consecuencia de tu amor por mí.

Tanto amó Dios al mundo: ¡tanto me has amado, Jesús!

¿Cómo voy a tener miedo a la cruz, a darme, a esforzarme, a sacrificarme por Ti, cuando Tú has dado toda tu vida por mí?

Cuando hay Amor, el sacrificio es gustoso -aunque cueste.

Jesús, cuando quiero de verdad a alguien, sacrificarme por esa persona es fuente de alegría profunda, indescriptible, mucho mayor que encerrarme egoístamente en mis intereses personales.

Que al mirarte clavado en la Cruz por amor a mí, me enamore más de Ti y me decida a ser más generoso contigo, porque el alma que sabe amar y entregarse así, se colma de alegría y de paz.

Por eso, en este domingo laetare la Iglesia me recuerda que la Cuaresma, al ser un tiempo de preparación para la Crucifixión y Muerte de Jesús, es precisamente un tiempo de alegría.

Entonces, ¿por qué insistir en «sacrificio», si la Cruz de Cristo -que es tu vida- te hace feliz?

Jesús, si aprendo a amarte y a entregarme a Ti generosamente, correspondiendo al amor sin límites que me muestras desde la Cruz, Tú me colmarás de paz y de alegría.

 

 

Repost 0
Published by xcmasmasmas - en Meditación
Comenta este artículo

Présentation

  • : Por Cristo...Mas, Mas, Mas
  • Por Cristo...Mas, Mas, Mas
  • : Es un Blog de orientación Cristiano/Católico, dirigido a personas de 16 a años en adelante, en el que se publican diariamente las Lecturas del Día, de acuerdo al Calendario Litúrgico Católico, la Lectio Divina, el Santoral del Día, la Liturgia de las Horas (Laudes, Vísperas y Completas, y otros artículos de orientación espiritual y moral.
  • Contacto

Perfil

  • xcmasmasmas
  • Soy un Cristiano/Católico, preocupado por la difusión de la Palabra de Dios, convencido que en los momentos actuales la tecnologia de la información es uno de los principales medios para conseguir este objetivo.
Soy viudo, vivo en Santo Domingo,
  • Soy un Cristiano/Católico, preocupado por la difusión de la Palabra de Dios, convencido que en los momentos actuales la tecnologia de la información es uno de los principales medios para conseguir este objetivo. Soy viudo, vivo en Santo Domingo,

Solicitud de Oración

Hermano (a) que nos visita, si necesitas oración por cualquier motivo, solo debes escribir a;

xcmasmasmas@gmail.com, exponiendo tu causa por la cual quieres que oremos,

debes poner tu nombre

Buscar

Permisos

Cualquier artículo, fotos, etc. puede ser copiado por cualquier persona o grupo, que tenga las mismas inquietudes que nosotros, o sea la extensión del Reino de Dios en la tierra

Archivos